A LA LUZ PÚBLICA – MALANDROS CON CHAPA | Opinión semanal de «El Gato» Briceño

Feb 11, 2024 | Opinión José El Gato Briceño | 0 Comentarios

José «El Gato» Briceño. Exiliado venezolano

 

José «El Gato» Briceño. Exiliado venezolano. Exgobernador del Estado Monagas. Desde Madrid, España.

En Venezuela, el país en el que lo inaudito se normaliza, donde el desbarajuste a todo nivel es de tal magnitud, que no hay límites conocidos para toda marramucia que el narcocastrochavismo invente, donde crean burbujas de ficción mostrando a una sociedad aparentemente tranquila y en plena recuperación, mientras que la realidad supera cualquier película de delitos, droga y acción en términos absolutamente reales, desgarradores y por demás asombrosos, ya que la complicidad del mal gobierno usurpador está siempre presente pues son autores, gestores y ejecutores de las barbaries en cuanto a atropellos a la ciudadanía, a la identidad venezolana. Son los herederos del hoy felizmente difunto quienes tienen en sus manos toda la responsabilidad del caos de seguridad y atropellos del pais.

Cuando suceden hechos más relevantes que los del día a día, el matraqueo, el robo sin frenos, cosas que como dije, ya están normalizadas, es cuando nos sentimos impotentes ante la desfachatez de estas lacras que no van a soltar el poder por las buenas.

El pasado domingo cuatro de febrero se oficializó ante el mundo que la «institucionalidad» venezolana,si así se puede llamar, acepta, protege y dirige bandas, pandillas, colectivos que saquean grandes galpones o industrias de propiedad privada a plena luz del día y son detenidos los delincuentes por los cuerpos de seguridad del estado, como lo sucedido ese día en el municipio Sucre del estado Miranda, cuando los delincuentes autodenominados colectivos fueron detenidos – 14 choros por parte de Polisucre y 4 por Polimiranda en flagrancia, cada uno con pistolas con seriales limados y con antecedentes penales y luego de las detenciones, sus socios delincuentes se fueron a protestar en la Redoma de Petare creando caos por varias horas y que haya ocurrido lo insólito, lo que jamás se podría pensar, se presentó en el sitio un alto oficial de las INDIGNAS FUERZAS ARMADAS VENEZOLANAS a darles un espaldarazo y a hablarles en nombre de su COMANDANTE EN JEFE, NICOLÁS MADURO, que quedarían en libertad  devolviéndoles sus armas con los seriales limados, indistintamente de  que  hayan cometido varios asesinatos con dichas armas, es algo que sólo se puede ver en un estado forajido o criminal como lo que es hoy en día la institucionalidad venezolana. Es una política de estado sembrar, cultivar y aplaudir la violencia en todas sus formas, son tan depravados y descarados que Diosdado Cabello, celebró la «furia bolivariana» en contra María Corina Machado, quien sufrió agresiones por parte de simpatizantes o colectivos asesinos del oficialismo durante un acto político en Charallave, estado Miranda.

Ese apoyo recibido de un alto oficial de las INDIGNAS FUERZAS ARMADAS a los delincuentes, les da mucho más potestad de ejercer la violencia y seguir actuando fuera de la ley. Ahora se sienten más guapos y apoyados e inclusive por encima de los militares ya que los mismos se convirtieron en alcahuetas, arrastrados y cabrones, temerosos servidores de los delincuentes.

Es importante destacar que ese brazo armado del hampa, que son los privilegiados de Nicolás Maduro y seguirán actuando libremente ya que no confía en las INDIGNAS FUERZAS ARMADAS.

Tan orquestada está esta red de malandraje que «La Fiscal General» de Maduro, Tarek Williams Saab que le encantan unas cámaras de televisión no ha aparecido, ni tampoco los fiscales que conocieron del caso emitieron ningún comentario al respecto. Desde la cárcel del exilio me sumo a afirmar que definitivamente estas bandas paramilitares se han utilizado como instrumentos de control social y político, y su impunidad ha exacerbado la crisis de seguridad en el país y permanecerán mientras está organización narcocriminal internacional, tenga secuestrada la patria.

Cuando esas bandas se les descontrolan y se les enfrentan ( caso Koki) terminan masacrando a diestra y siniestra a la gente inocente de los barrios para exterminarlos.Quien a hierro mata no puede morir a sombrerazos mi gente, mi fe está puesta en que estás garrapatas infectadas de odio y resentimiento hacia los venezolanos tiene que salir a la fuerza, con drones, plomo y candela. Mi fe puesta en que suceda lo antes posible, los denuncio, los enfrento cada segundo, sin pausa y con lo único que me queda MI PLUMA Y MI PALABRA.

Redes sociales:

Twitter: @josegbricenot 

Instagram: @josegbricenot2

Facebook: @josegbricenot2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *